miércoles, 21 de julio de 2010

Y los cuervos caen

Hola,

  La siguiente entrada sigue describiendo cómo se va desarrollando la aventura Esclarecimiento en mi grupo. Para refrescar y se puede seguir la anterior entrada aquí. Vuelvo a recordar que si la vas a jugar o la estás jugando, no deberías seguir leyendo... si lo haces, allá tu.
  Habíamos dejado al Abad clamando sangre por la interrupción. Los acólitos tardaron en reaccionar... de hecho intentaron rodear al abad y no avanzar. Skae les dio la orden directa que combatiesen cara a cara y tras un momento de duda se lanzaron. La asesina decidió buscar un punto alto para actuar como francotiradora y se fue a la Clota Llorona. El resto se lanzó a la locura reinante y cerca de la entrada de la Catedral vieron a varios Voceadores atacando a un grupo de 4 mujeres y 5 niños, estaban a punto de caer sobre esas pobres almas cuando Samuel (un GI piloto) se tiró cuerpo a tierra y empezó a disparar su fusil láser, también el pandillero y el Arbites también. Zankos acarició su tarot imperial y entró en trance. El clérigo del grupo se lanzó a la carga con su martillo por delante. La actuación psíquica de Zankos dejó a tres de los seis asaltantes convulsionando y disparando al cielo, el GI impactó a uno hiríendolo y los tiros del Arbites con la escopeta y del Granuja con su pistola hizo que cayeran dos Voceadores muertos. El objetivo fue conseguido pero hubo una baja inesperada ya que para terminar con el herido, Zankos centró su poder sobre el herido, que sucumbió pero cuando le dieron los espasmos, disaró a una mujer matándola al instante.
  Mientras se daba este combate, Escarlata tomaba posiciones. Justo cuando terminó de buscar posición vio cómo los perros de las arenas salían en estampida hacia donde estaban sus compañeros... no le dio tiempo a avisarles y estos animales arrasaron todo lo que había por delante de ellos, incluyendo a dos de los Acólitos. Ella buscaba al líder como objetivo de su arma.

 
  La estampida provocó un incendio y el humo envolvió a los Acóitos... intentaron salir juntos pero se desorientaron separándose en dos grupos. El formado por el GI y el clérigo estaban más o menos juntos y vieron como cuatro Voceadores llevaban un barril pequeño de Proterium directamente contra los talleres. Actuaron rápido, el GI disparó impactando en el barril y haciéndolo explotar antes de que llegase a su objetivo... y barriendo varias tiendas de la faz de Desesperanza. La Francotiradora al final encontró su objetivo, estaba cerca del Abad y decidió eliminarlo. Apuntó a la cabeza... y disparó. Lo dejó malherido y el Abad lo remató. 
  La muerte de este jefe hizo que los asaltantes saliesen en desbandada. Cuando terminó todo, se vio que el combate había generado bastantes destrozos. Ante Aristarcus, el Abad Skae y los clérigos Lamark y Severus hay un Voceador moribundo... al que Aristarcus ejecuta sin compasión por Herejía y antes de que los Acólitos pudieran hacer nada por su alma. En ese momento, los seguidores del caudillo Kos'ke y la Cantamuertes deciden marcharse del lugar diciendo que está maldito y que todos están condenados.
  Los acólitos tienen una hora antes de que vuelva a ocurrir otro suceso que requiera de sus habilidades. En este caso, Skae, tras asearse y seguir la liturgia... aparece otra vez por las puertas de la Catedral ensangrentado diciendo que ella había sido... Esto hace que Aristarcus monte en cólera por segunda vez y exija a los Acólitos que traigan a la Cantamuertes ante su presencia. Éstos, sin rechistar, acceden. Tras unos minutos decidiendo cómo ir... una ventisca de arena se le echa encima... hace que tarden más en llegar y además lleguen de noche.
  Por suerte, durante el camino se les calman los ánimos y ya no deciden tomar la cabeza de la Cantamuertes, sino que buscan hablar con ella y después traérsela a Desesperanza.
Llegan al campamento, hablan con Kos'ke y la Vieja y cuando intentan entrar en la casa... dos bandadas de Cuervos de los Esquistos les atacan. Al fina consiguen refugiarse todos en la casa de la Vieja.

  Hasta aquí fue todo... como podéis ver, de repente el grupo creció en personas, como el que no quiere la cosa, pero esta vez lo tenía previsto que iba a haber más gente y por eso se dio el combate en su máxima extensión, porque se podría haber recortado. Esto en mi grupo suele ocurrir ya que hay gente que estudia y trabaja fuera, y cada X tiempo aparecen. En ese caso, dependiendo del personaje que tengan los meto en la trama directamente o les hago una breve intro. En este caso quitando al Arbites y al Pandillero, todos iban en el grupo inicial. Así que cambié un GI por el poli y el pandillero... pues nada, más capacidad de fuego. Eso si, a esta gente eventual procuro no ponerle nada de trama e intento que sus decisiones no trastoque demasiado.
  Ya solo queda el final... a ver cómo lo resuelven.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada