viernes, 29 de octubre de 2010

¿Bichos? una visión "crítica"

Hola a todos y todas.

  Hoy estaba pensando en los bichos que se utilizan en las partidas como adversarios, sobretodo en las partidas con ambientación Medieval-fantásticos (a parte del futuro Cacería de Bichos) y me he parado a pensar de forma crítica sobre ellos... es decir, todo lo crítico que se puede ser enmarcando al ser en su ambientación y aún así, he visto que algunos no serían muy viables como seres vivos no mágicos.

Un ejemplo son estos tres...

El Gric es un ser del Manual de Monstruos del D&D 3.5. Un bicho de 2,5 metros, 90 Kilogramos... hasta aquí bien, pero en el momento que la descripción dice que es un gusano con piel correosa y terrestre... sin ser criatura mágica, pues ahí me salta mi deformación biológica y me chirría. Normalmente, en el juego lo que decimos es "¡¡le pego con toooo!!" y no nos paramos a pensar que, aún siendo un mundo fantástico, un gusano segmentado sin un esqueleto (exterior o interior)... pues va a ser que no habría que esforzarse mucho por huir de él, porque no se podría mover, no podría desplazarse y lo único que podría más o menos utilizar son los tentáculos. ¿Por qué? pues por la gravedad. En estos mundos las manzanas caen al suelo y cuando un aventurero tropieza en un barraquito de nada, se estampa contra el suelo y eso hace que la gravedad actúe sobre todo cuerpo de forma igual. Un Gric es un gusano, es decir, un nematodo y eso hace que su cuerpo esté formado por unidades segmentadas llamadas metámeros. Son unidades funcionales y cada una tiene todos los órganos necesarios para sobrevivir y con un hidroesqueleto... vamos, que los fluídos internos de sus cavidades trabajan a modo de huesos... y con esas proporciones no se podría mover porque no ejercería suficiente resistencia como para mantener la forma del cuerpo y en vez de ser un precioso gusano redondito sería una masa aplastada sin capacidad de movimiento alguno.
Solución: que sean más pequeños... se aceptaría que fuesen hasta un poco más grandes que las sanguijuelas normales y actuasen en grupo... igual así serían más aterradores porque además serían mas voraces.

Otro que encontramos en el Manual de Monstruos del D&D 3.5 es el Ankheg. Este individuo se 
describe como un insecto segmentado enorme. Bien, otra vez la alarma... un insecto, si un bicho de seis patas segmentado (por definición) de unos 3 metros de largo y unos 360 Kg de peso estuviera en la faz de la Tierra... por el mismo principio que el anterior bicho... tampoco podría moverse. ¡¡Pero si este tiene un esqueleto!! me podéis decir, pero el caso es que es un exoesqueleto insectoide. Lo primero es que para poder crecer hasta ese tamaño se requiere tanto gasto energético y gasto de materia que no es muy viable pero lo que más pesa es la forma en cómo se insertan los músculos en las placas del exoesqueleto. No voy a entrar a explicarlo pero quedaros con que físicamente no daría puntos de apoyo para mover las extremidades.

 

Por último me voy a fijar en un ser bastante conocido, la Arpía. En este caso quiero hablar de la Arpía de la Manual de Monstruos del D&D 3.5. Aquí quiero hablar de las extremidades que tiene porque en el
dibujo se pueden contar seis. La presencia de las alas en las espalda, unidas a las escápulas, además de su existencia. También se presentan clavículas, brazos y antebrazos. Para que fuera viable, la musculatura de la espalda debería bestial y la inserción de las alas debería ocupar casi toda la espalda. En pocas palabras, que le sobran los brazos y un ejemplo muy bueno de Arpía es el dibujo de Manzanedo para AdlaM. Además se ha de presuponer que los huesos largos de este ser están huecos, porque si no simplemente no podía volar.

Se que lo primero que me podéis achacar es "Pero si estamos en un mundo de Fantasía y Magia" y es verdad... así que si se pone en la descripción  que es un ser mágico, pues tiene un pase... pero si no, como existen las leyes físicas normales presupuestas por todos, pues se puede apuntillar estas cosas.

Bueno... espero que os haya gustado.

Un saludo

Las imágenes presentadas son propiedad intelectual de sus respectivos autores y de Wizard of the Coast, no son OGL y han sido publicadas sin permiso expreso. Si los autores consideran oportuno su eliminación del blog no duden en ponerse en contacto con el autor y serán retiradas al momento.

6 comentarios:

  1. te ha quedado muy bueno, como lo que dice el elfo de la orden de la vara con respecto al gran dragon rojo. esas son las curiosidades del juego. Yque me dices del Purple Wurm

    ResponderEliminar
  2. @WilliamDargates: Al gusanito púrpura este le tenía ganas... entre otras cosas porque me zampó un Pj, pero al leer la descripción he visto que es viable porque a) es una bestia mágica y b) porque añade una estructura quitinosa-resistente a cada anillo, un sustento extra al hidroesqueleto que tiene que si podría hacerlo viable, pero lento de narices en sus movimientos eso si.

    @Lobo: pues si, curioso... y más que puede haber que no me he parado a mirar la verdad...

    ResponderEliminar
  3. Vaya, no sabía eso del Purple Wurm... Bueno esos son los avatares de estos juegos.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto el maletero que se gasta la arpia de Manzanedo de incremente el porcentaje de jugador masculinos muerto de una forma asombrosa.

    ResponderEliminar