jueves, 30 de diciembre de 2010

Sentido común dentro del Rol

Hola a todas y todos,



  Leyendo en un foro, alguien comentó algo sobre usar el sentido común para gestionar la dificultad.

  A parte de mi respuesta, me hizo pensar... ¿el sentido común es aplicable a los reglamentos o a los juego de rol? y he llegado a la conclusión que: anda majo, cuando te dejen tus jugadores, aplícalo... pero con cabeza.

  Esto viene a ser algo como... las reglas han sido creadas para poder evaluar situaciones y decidir como resolverlas, y aquí no entra el sentido común porque si te dan una regla para luchar contra un dragón... tu sentido común y tu sentimiento de supervivencia te están diciendo A VOZ EN GRITO que ni se te ocurra acercarte a menos de 500 Km a la redonda. Vaaale, los personajes son Héroes, pero son seres vivos y como tal deberían tener miedo en esas situaciones, ¿no?, es de sentido común... pues en el D&D 3.X no he visto todavía que un guerrero se achante contra un dragón, sino todo lo contrario. Y esto ¿por qué? pues porque el jugador QUIERE cargarse a ese bicho porque... (pongan aquí sus razones), independientemente de lo que pudieras sentir de verdad en cuanto te encontrases delante de el. No hay sentido común que valga.

  Otro aspecto, en la física normal, la de la Tierra, la Newtoniana (aunque sea mentira a nivel microscópico), cuando un cuerpo sólido cae a plomo más de 30 metros (creo que era esa la distancia), se da el fenómeno de velocidad terminal, es decir, que el cuerpo toma tal velocidad que ya se considera constante hasta llegar al final de la caída y la gravedad no la puede aumentar pero lo que destroza el objeto es el parón en seco que se da. Toda la energía de caída acumulada en dicha caía se transforma en calor y es mucha en una caída de 200 metros, tanta como que el cuerpo lo deja hecho puré. Pues esto es lo que te dicta la lógica cuando un guerrero cae esa distancia a plomo ¿no?. Pues según las reglas, se le aplica una cantidad de daño aleatoria y santaspascuas.
  Pues, ahí si el Master es indulgente no mata al guerrero pero no le deja moverse y le retira todos los puntos de vida positivos... y si es realista, dice "Puré de guerrero para cenar" y ya está. Pero nooooo... el jugador se agarra a las reglas y dice "aquí pone..." y discusión al canto. Esto ha pasado en mi mesa de juego siendo jugador.

Entonces, definitivamente el sentido común es un bien preciado difícil de aplicar en el rol.

Un saludo a todos y todas.

4 comentarios:

  1. En mi mesa, por suerte, no hay discusiones de este tipo.

    Los jugadores tienen bastante sentido común y aprenden a tomar la palabra del máster (la mía) como ley.

    Pero yo siempre digo lo mismo: Depende del juego. En cthulhu caerse de 15 metros y sobrevivir es un absurdo, ya que el juego pretende ser realista y mortal. En D&D caerse de 15 metros y magullarse las rodillas mola, porque es un juego heróico y peliculero (o lo intenta) y, si esto fuera una peli, el héroe de D&D no habría caído a plomo, sino agarrándose a algunas cornisas y rodando al caer para no matarse. Recordemos que son Héroes.

    Y si matar a un dragón es de sentido común o no, yo creo que si eres un héroe tu sentido común dice "enfréntate al dragón" igual que si eres un estudiante te dice "estudia ese examen", cada cual con sus retos y ahí divisamos quien es un buen héroe (o estudiante) y quien no: el que se enfrenta a los retos. El sentido común queda fuera de este aspecto.

    ResponderEliminar
  2. Zinc, gracias por comentar :)

    Pues si, como dices, depende del juego. Con la explicación del D&D quería hacer ver que muchas veces tanto el sistema como la ambientación te da alas para ser flexible y tambien como dices, La LLamada, o Stormbringer, son juegos en los que se busca acercarse a la realidad en lo cotidiano. Por eso termino diciendo que es un bien escaso... o así lo veo. Aquí entran ya mi subjetividad y gustos porque prefiero implementar realidad que dejar libre lo fantástico. Quizás sea eso por lo que me termina cansado el D&D cuando los personajes pasan de cierto nivel, porque los riesgos reales dejan de ser tales y ya sólo está el riesgo en el siguente bicho gore que uno quiere eliminar.

    No se... además eso de tener compañeros de juego que no aceptan esas cosas porque no se contemplan en las reglas y porque en ese momento no le favorece... no ayuda la verdad

    ResponderEliminar
  3. Para esto te colocas una plaquita identificativa o una chapita que ponga: DIRECTOR DE JUEGO. Cuando empiece una discusión sobre si se deben aplicar las reglas o no, solo tienes que señalar con el dedo a la chapita y preguntar: ¿Qué pone aquí?

    ResponderEliminar
  4. Ya, es lado agrio de la dirección y particularmente a mi no me gusta.. pero el hecho de hacer uso de los "privilegios" como director, más de una vez me ha ocurrido, con el mismo jugador, que se ha callado... ha seguido la sesión malumoradamente (es decir fuera de la trama) y después de eso, llevarme la "grata" sorpresa de quedarme sin equipo en una partida que dirigió el sin razón alguna... y curiosamente yo fui el único que lo perdió todo...
    Pero eso ya son otros temas que no vienen a cuento

    ResponderEliminar