miércoles, 25 de enero de 2012

Guerras Ofídeas, Sesión 1


Hola a todos,
Este es el primer capítulo del Actual Play de la Campaña de Dark Heresy que estamos jugando...



  Tarde en el Bastión Serpentis, el movimiento en las bahías de embarque era el habitual, mucho. Los Acólitos (Arreglador Ignace Cromwell, los Veteranos Drack y Weaver, Arbitrador Dredd, Bribón Lazerus, Adepta de la Muerte Escarlata, Erudito Arcanum e Investigador Legado Zankos Tybalt y el Redencionista y Buscabrujas Calixiano Callidon) terminan de dar las instrucciones para finalizar la carga de sus maletas en la Redemption III, una Fragata clase Espada y embarcar en ella. La tensión es palpable en sus rostros y están impacientes por embarcar. Tras esperar dos horas, por fin les dan  luz verde para acceder a la nave.

  Nada mas entrar, se topan con un Acólito (el EruditoTitus Litilus) que va a su encuentro. Callidon duda unos segundos pero de repente y con un movimiento fluido, desenfunda dos pistolas bolter y apunta a la cabeza del Erudito. El pasillo es estrecho, de 1 metro de ancho, un lugar nada recomendable para evitar dos tiros de bolter. El resto de acólitos, detrás del Redencionista, de dos metros diez, poco podían ver y menos entender el por qué de sus actos, pero no era la primera vez que utilizaba un bolter en el interior de una nave. Titus, a la vista de las dos bocachas apuntando directamente cada una a cada uno de sus ojos, hizo que la sonrisa desapareciese y mudase su color por un tono blanquecino enfermizo.
  Tras un breve intercambio de impresiones, el malentendido quedó aclarado y todos, tras hablar con el Senescal Ulfius, pasaron por sus aposentos. Tenían urgencia por salir del sistema Escintilia, así que se reunieron brevemente antes de hablar con el Capitán Torian y llegaron al acuerdo de poner rumbo a Sephenis Secundus, uno de los Mundo-Colmena de la Marca Golgenna, donde podrían intentar “tirar de viejos contactos” y así poder reorganizar toda la información que llevan en placas de datos y en sus memorias.

  La reunión con el Capitán fue corta… pero relativamente fructífera ya que consiguieron adquirir los servicios de la Fragata, gracias a la Legacía de Zankos, e informarse de la extinción del contrato vinculante con su Señora. Para terminar la reunión, fueron invitados a compartir cena ese mismo día. Aceptaron y antes de volver, comunicaron el destino.

  Ya en sus habitaciones, tras un rastreo de sistemas de escucha realizado por Ignace con un servo-cráneo, hablaron con Titus sobre por qué estaba allí. Les dijo que su intención era solo darles la placa de datos que el Jefe Bibliotecario Aldo Lupus le había hecho llegar y poco mas. Fue todo un shock enterarse que su antiguo maestro había sido condenado por Hereje a transformación Gamma para dar lugar a un Arcoflagelante, el cual había atacado al grupo dentro del propio Bastión y se había cobrado como tributo las piernas derechas de Callidon y Escarlata. La consulta de la placa fue larga, ya que estaba codificada. Con tiempo, paciencia y conocimientos, los Acólitos pudieron desentrañar los secretos que encerraba… y no fue nada agradable lo que consiguieron. A la conclusión que llegaron tras seis horas ininterrumpidas de trabajo, fue que su Señora, la Inquisidora Lillith, les quería eliminados y que era la responsable directa del desdichado destino del Maestro del Saber Cronwell.

  Tras todo este tiempo, no fueron conscientes que habían dado plantón al Capitán, algo que acrecentó la inicial animdaversión hacia ellos.

  Después de dos días de viaje fueron informados  de que el trayecto calculado por el Navegante hacia Sephenis Secundus tenía una duración de un mes estándar, en vez de las dos semanas iniciales. Esto hizo que recordasen un tema pendiente de una anterior travesía en esa nave… y estaba referido a una leyenda sobre la formación, existencia y supuesta erradicación de un Culto a la Muerte. Algo que el Capitán desdeñó en un primer contacto con el tema hace ya unos meses.
  
  Callidon, considerando que debía ser estudiado detenidamente, ahora que la nave iba a esta bajo sus órdenes, decidió abrir una Investigación Inquisitorial. Otra cosa que hizo que el Capitán les negase una reunión.

  ¿Por qué su Señora los quiere “Reubicados”? ¿A dónde se ha ido? ¿Por qué estaba hablando con ese Psíquico, el cual fue capturado por ellos en la misión anterior? ¿Qué hay de verdad sobre el Culto de la Muerte de la Nave?¿es un culto bien visto por el Dios-Emperador o es impío? ¿Sigue activo o el germen ya fue erradicado?

Todo esto, se irá resolviendo (o no) según los acólitos vayan moviéndose en esta red.

Sean Bienvenidos a las Guerras Ofídeas.

                                                                                                                       Capítulo 2


2 comentarios:

  1. interesante y amena... aunque reconozco que me pierdo con el setting y muchos detalles del que no conozco nada de Warhammer y me suena super marciano (pese a todo lo que me gusta la c-f)

    ánimo con las partidas y la campaña.

    saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será eso... ciertamente está escrito muy hacia los conocedores de la ambientación, así que si te ha parecido amena la entrada me doy con un canto en los dientes XD

      Eliminar