miércoles, 13 de diciembre de 2017

Apreciaciones al trasfondo de Warhammer 40.000 8ª Edición

Buenas a todos



Soy un seguidor de el juego Warhammer 40.000 (W40K) desde la edición Rouge Trader, que he tenido un pequeño ejército de Ángeles Sangrientos (ahora llamados Blood Angels) en mi maleta de figuras y que han pisado pocas veces los campos de batalla, siempre con penosos resultados para ellos. Me encanta todo el trasfondo y cuanto más leía en los codex y la antigua White Dwarf, más me enganchaba.

Por santo despiste, un día compré el libro de un juego temático de W40K con figuras “grandes” llamado Inquisitor, y me descubrió una parte del trasfondo que me sedujo mucho mas que todo lo demás y fue la guerra soterrada entre el orden y el caos llevada por las ordos inquisitorialis existentes. Me fascinó y desde que Fantasy Flight Games (FFG) y EDGE sacaron Dark Heresy (DH), ha sido uno de mis dos juegos de referencia a la hora de dirigir.

En este resumen, se puede ver mi camino por el mundo de W40K desde la táctica con figuras al rol y desde la 5ª edición del juego de mesa, no he retomado el hobbie de las figuras por parecerme excesivamente caro, pero eso no quita para ojear manuales, codex y demás en cuanto al trasfondo e historia de este universo oscuro. ¿Y por qué gastarse dinero en comprar unos libros que sin la utilización de figuras quedan bastante lastrados en su uso? pues para enriquecer con detalles e imágenes las partidas de DH.

Hace poco salió la última edición, la 8ª, mira que se dice pronto, y está tildada con el subtítulo “Dark Imperium” y como está haciendo Games Workshop (GW) desde 6ª (creo), dan la opción de poder comprar el manual solo sin las figuritas. Y lo hice.

La primera sorpresa fue la traducción. Directamente no me gusta, me parece incómodo de leer y chamacana, lo hice saber a la coordinadora y me explicó el por qué de eso: GW quiere mantener nombres y conceptos licenciados o marca en su idioma original en todas las traducciones para que así todo el mundo, hable lo que hable, tenga claro que hacen referencia al mismo concepto. Por ejemplo Blood Angel es ángel sangriento y un francés que lea Blood Angel entenderá lo mismo que un español o un indonesio. Vale que es márquetin, pero no me vale a mi.
Después me llevé otra sorpresa en cuanto miré así por encima las facciones, sin meterme a fondo y era que se habían reorganizado muchas de ellas y creo que el ejemplo más claro es que el Ordo Mechanicus tiene ahora ejército de figuritas, es decir, que no se centra en tecnosacerdotes puntuales que pudiesen formar parte de un ejército y unidades concretas, además de las megamáquinas tipo Mech, sino que ahora hay unidades completas de combatientes. Esto para el trasfondo e historias y posibles nuevos pjs y pnjs para Dark Heresy puede ser muy goloso.

Pero el plato fuerte de la ambientación no es esto, no, es que avanza en el tiempo y el salto que hacen es brutal desde mi punto de vista. No voy a pormenorizar ni destripar (como se dice actualmente spoiler spoiler), solo me voy a centrar en dos cosas: Tiempo y Espacio.

Tiempo. La situación planteada hace que la línea temporal se tambalee y se desplome, vamos que directamente planta la acción en el milenio 42 pero además el calendario no es nada exacto ni concreto. ¿Qué implica esto desde mi punto de vista? Carta blanca a creadores y jugadores para localizar eventos donde quieran. En la novela Dark Imperium ya se comenta de pasada que el calendario creado por el Emperador, tras los sucesos desatados por la 13ª Cruzada Negra, ya no tiene validez y eso me hace pensar en cómo se anota el paso del tiempo, cómo pueden seguir una cronología y de cara a partidas, cómo poder medir el tiempo para los jugadores y así poder ubicar eventos. Habrá que indagar mas.

Espacio. La 13ª Cruzada Negra de Abbadon provocó un cataclismo brutal, tanto que el Inmateriun se desbordó y el espacio real ha sido rasgado… tanto que ha aparecido una región de caos en el espacio real mucho más grande que el Ojo del Caos, es la Cicatrix Maledictum, una cicatriz de inmaterium que recorre diagonalmente la galaxia partiéndola en dos partes.



Este hecho es el que genera el problema antes mencionado del tiempo y además se dice que es un terreno infranqueable para las naves. Es una extensión de continuas tormentas de disformidad que imposibilitan la navegación segura, por el espacio real y por el espacio disforme. Además habla de la pérdida de luz del Astronomicon durante un periodo de tiempo incalculable por su volubilidad y de que los psíquicos ahora son un blanco más fácil para las posesiones demoníacas. Vamos un jolgorio.

Pero además, esto implica que el espacio real, el Imperio de la Humanidad, queda físicamente dividido en dos partes, como se puede ver en la imagen, Segmentum Obscurus y Segmentum última van por un lado y el resto de regiones por el otro. ¿Cómo se gobiernan? pues en el Libro de reglas de W40K se comenta algo y en la novela “La devastación de Baal” se deja clarinete. No voy a ser yo quién os lo cuente, si queréis lo buscáis o escucháis el Podcast La Voz deHorus, el número 40 y así os podéis enterar si no os gusta leer en inglés.

Para mí, este marco que se presenta me parece más oscuro aún, más brutal y más interesante para jugar. Imagino que la nueva reencarnación del juego de rol que se está desarrollando por parte de Ulisses N. A. (Wrath & Glory) se presentará en esta época.

Ya veremos.

Saludos a todos y besos a ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario